El cuerpo expuesto de Miriam Vega

El cuerpo expuesto de Miriam Vega

El cuerpo expuesto de Miriam Vega en el Centro Leonés de Arte, el viernes 20 de marzo a las 20:00h

La investigación que desarrollo surge a partir del análisis del propio cuerpo como sujeto "independiente" a través de la fotografía.
Subvertir la funcionalidad que desempeña este para simplemente dejarlo ser.

Establezco mi propio juego de espejos enfrentados donde mi observador se convierte en el "observador del observador que observa". Y donde dejo que el "Yo" como materia se constituya como un elemento disoluble a través del acto del autorretrato.

Mi trabajo ahonda desde una condición intimista. Analizando el cuerpo como molde incierto, como factor condicionante, variable, mutante. Descodificando la extensión de su forma, hacia el acumule de contenido a través de su leyenda autobiográfica.

A partir de aquí surge la necesidad de desmembrar la micro-vida, la conducta ante el dolor.

Documento este proceso de búsqueda para indagar en la percepción de como mi cuerpo se desarrolla y resuelve a través de su estructura más frágil argumentando la fisura a través de mi propio tejido.

"El cuerpo expuesto" es una serie fotográfica ilimitada continuamente en proceso donde la palabra "exposición" cumple sus dos posibles facetas.

Este proyecto nace a partir de un Foto-diario llamado "Bragasraras" donde comencé a experimentar con la visión que tengo de mi misma. 
Esta progresión fotográfica establece un ensayo con la propia identidad donde reflexiono mi feminidad, mi ubicación social, narrando la composición de mi día a día.

Cuerpo como factor condicionante, cuerpo como molde incierto.

Analizo como se desarrolla y resuelve, que diálogos establece con la vulnerabilidad desde la existencia unipersonal y qué relaciones enmarca con el entorno.

A través del autorretrato y la introspección, en esta obra se establece un diálogo con el espectador para exponer todas esas cuestiones utilizando la imagen como narración en primera persona.

Mi trabajo pretende buscar en el observador un choque comunicativo, donde la imagen femenina no sea sinónimo de maternidad ni de sexualidad sino la de un cuerpo digno de ser vivido.